Bienvenid@ a este bosque nebuloso. Disfruta de tu estancia.

Bienvenid@ a este bosque nebuloso. Disfruta de tu estancia.

martes, 21 de septiembre de 2010

La dama de los sueños

Había pasado ya el ocaso cuando todo ocurrió. Muchas cosas había
escuchado sobre seres, que atrapados en las redes de la eternidad, saciaban
su apetito bebiéndose las vidas de la gente y esparciendo así las semillas
del mal. Pero no fue miedo lo que sintió cuando el vampiro le mordió…

De repente, parecía que su malestar y su apatía, eternos compañeros
de fatigosa carga, habían cesado. Al abrir los ojos, sintió descubrir
un mundo que nunca se había parado a contemplar, lleno de colores, olores,
sonidos y sentimientos que parecían bailar al unísono en medio de un mar
de tempestades. Todo parecía tener sentido y un caluroso fluir que ni en sus
mejores sueños había experimentado.
Anonadado, olió la clara fragancia del agua, y escuchando, descubrió
un riachuelo mas abajo al que se apresuró para deleitarse con la
grandiosidad de la naturaleza en su estado de éxtasis. Bajó la mirada y lo
que vio, estaba seguro que le cambiaría la vida para siempre. Ahí estaba,
con un brillo jamás entendido por los hombres, esa vieja dama de taciturno
semblante que con su manto de luz blanca iluminaba todos los sueños. Miro
al cielo y fue entonces cuando inexplicablemente lo entendió todo…
Nostálgica, la luna huía y huía sin cesar de la persecución del sol,
señor que quemaba y devastaba todo lugar al que acudía, desfragmentando
corazones por doquier con una facilidad que parecía inigualable. Ella,
señora de los sueños y de los mas puros y arcaicos sentimientos que habían
aflorado en la Tierra, había sido condenada a ser olvidada por la gente, ya que el sol, con su brutalidad, cerraba los ojos a tod@s para que durmieran cuando llegara esta con su magia; debilitándola este olvido sobremanera. Así pues, no le quedaba otra que correr persiguiendo al horizonte, señor de la esperanza, pero este parecía no querer acogerla y se escondía siempre lejos, perdido en la inmensidad del cosmos.
El alma casi no le cabía en el pecho, y pensando que estaría enamorado
para siempre, se dio la vuelta para buscar al vampiro, y ahí estaba.
Se dibujaba en su cara una expresión de total complicidad. Con lágrimas en los ojos se acercó a besar la frente del que le había abierto la puerta del
mundo de los sueños.
Él le contó que en otro tiempo las cosas eran diferentes: la gente
amaba a la luna, creían en su magia y se dejaban rodear por los viejos
espíritus del alma. Con ella todo seguía su natural curso. Pero un día el sol
empezó a conspirar con un@s hombres y mujeres que le adoraban, ya que
este les facilitaba unos muy poderosos amuletos que eran amarillos y redondos
como él, a los que llamaron monedas. Est@s construyeron descomunales
edificios nunca vistos sobre la faz de la Tierra, a los que bautizaron
como fábricas, alegando que estas fabricaban sueños para poder engañar al
resto de personas. La gente, embobad@s con tan preciados amuletos, se
encerraron en las fábricas a "fabricar sueños" olvidándose de la luna. Y esta,
sucumbió ante tan poderoso golpe… Esa noche, ya nadie bailó al son de los tamberos alrededor de la hoguera…
Pero él dedicaría su vida ha hacerla compañía, pues ahora era un
vampiro. Al contrario de lo que dicen las leyendas populares, por supuesto
difundidas por l@s adorador@s del Sol para apaciguar y atemorizar a las
masas, l@s vampiros no son mas que la ultima esperanza de la Luna por
recuperar su reino. Seres con el poder de convertir a la gente con solo beber
de su sangre, para que el convertido convierta a otros y así, quizás algún
día conseguir liberarla de su perenne tormento.
Pasó mucho tiempo con su nueva existencia, corriendo y corriendo
para que ella no se sintiera sola y convirtiendo a tantos como su condición
de vampiro le permitía, ya que muchos al verle huían. Asta que una noche
volvió a pasar por aquel riachuelo donde descubrió por primera vez a su
amada dama, y detuvo su avance por volver a verla reflejada en la cristalina
agua una vez mas. Muchos le habían contado historias sobre otr@s vampiros
que parándose a observarla l@s había alcanzado el Sol, y precisamente
eso es lo que le ocurrió a él. Parecía tan bella que daba la sensación
de poder vivir solo de contemplarla. Pero el punzante amanecer llegó
tragándose a su amada señora y sacándole a él de su profundo meditar, no
dejándole tiempo para huir y castigándolo a ser, no mas que otro sueño
olvidado.
L@s vampiros nunca mueren, ya que el amor es infinito, y solo hay
una manera de eliminarl@s, exponiéndol@s al abrasador Sol que destruye
sus sueños devolviéndol@s a su antigua vida de humanos. Pierden el
recuerdo de su existencia anterior como vampiros solo que abecés, inconscientemente,
cuando la luna esta completamente llena sienten nostalgia y
sin saber porqué se vuelven loc@s, matando a todas las personas que se
encuentran por ser estas las culpables de que el Sol gobierne el mundo.
Est@s son, a los que los humanos llaman hombres lobo, porque esas noches
en que la luna esta llena, se puede escuchar en la lejanía el aullar de sus
corazones…
"Y cae la noche,
cual olvido de las hadas por los niños
mientras el sol bosteza.
Cae la noche."
PARA SOÑADORES AULLANTES,
DE CORAZONES MARCHITOS .
FELIZ ANGUSTIA.
FIN
Licántropo