Bienvenid@ a este bosque nebuloso. Disfruta de tu estancia.

Bienvenid@ a este bosque nebuloso. Disfruta de tu estancia.

domingo, 23 de enero de 2011

Rip Van Winkle




- Leyenda de América del Norte -

En las márgenes del Hudson, a los pies de las altas montañas encantadas de Kaatskill, hay una aldea fundada por los colonizadores de la época de Peter Stuyvesant. En esta aldea, durante el reinado de Jorge III de Inglaterra, vivía Rip Van Winkle, que estaba casado con una mujer tan pendenciera y desagradable, que no le dejaba vivir. Cuando los agrios sermones de su mujer le molestaban demasiado, Rip Van Winkle se iba de su casa y vagaba por el pueblo, sin ocuparse de su granja. Pero como ella no le dejaba en paz en ninguna parte, cogía a veces su escopeta y se perdía en los bosques, seguido de su perro.
Así fue como un día subió hasta un picacho perdido en las montañas de Kaatskill, y cuando se disponía a volver a su pueblo, oyó una voz que le llamaba por su nombre.
- ¡Rip Van Winkle! ¡Rip Van Winkle!
Miró a su alrededor, y vio venir a un hombre vestido a la moda de los antiguos colonizadores holandeses, que llevaba sobre sus hombros un enorme barril. El aparecido le pidió ayuda, y Rip Van Winkle, que nunca se la negó a nadie, le ayudó a llevar el barril por extraños y perdidos caminos; de vez en cuando se oían ruidos extraños, como si tronase entre las montañas. Llegaron a una gran planicie. Allí, varios hombres, vestidos a la antigua usanza holandesa, jugaban a los bolos. Rip Van Winkle ayudó al hombre del barril a dejarlo en el suelo y todos bebieron de él; después continuaron su juego, sin hacerle caso, y el ruido de los bolos era como el de los truenos entre las montañas. Entonces Rip Van Winkle decidió probar el líquido del barril, y era un vino tan bueno, que bebió una y otra vez hasta que el sueño le venció y se quedó dormido.
Cuando despertó, se encontró en el mismo picacho donde había encontrado al holandés; su escopeta estaba enmohecida y vieja, y el perro había desaparecido. Bajó de las montañas apresuradamente; pero al entrar en su pueblo sólo encontró en él gentes desconocidas que le miraban con extrañeza. Entonces advirtió que estaba viejo y encorvado, y la barba le llegaba hasta los pies. Su casa estaba derruida y abandonada. Preguntó por sus antiguos vecinos: unos habían muerto, otros se habían ido del pueblo y sólo alguno quedaba por allí; su mujer también había muerto. Rip Van Winkle había dormido veinte años en las montañas encantadas de Kaatskill.
Y se dice que en estas montañas el descubridor del río, Hendrick Hudson, se entretiene de vez en cuando con su tripulación en jugar a los bolos, y que el ruido que hacen se oye como si rodasen los truenos en las montañas. Y desde que ocurrió esta aventura, cuando un marido es un Juan Lanas y su mujer le domina, dicen en el pueblo que debiera echar un trago del vino de Rip Van Winkle.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

que padre me encanto el cuento de rip van winkle. me hubieze guatado mas si tubieran mas dibujos en las ecenas pero aun asi me gusto

duende de la niebla dijo...

y a mi me hubiese gustado que escribieses con menos faltas de ortografía, pero no se puede tener todo

Anónimo dijo...

Y a mi me hubiera gustado que hubieras sido menos cruel con tu comentario. No todos han tenido la oportunidad de una buena educacion,pero lo importante es que "anonimo" esta leyendo y a su manera educandose. Prefiero mil veces a un "anonimo" educandose que a un pomposo educado.

lazaro gerling dijo...

"escribieses"? se dice: "escribas" antes de ver la paja en el ojo ajeno, mira la viga que tenes en el tuyo.

duende de la niebla dijo...

Sin animo mas de polemizar sobre un conentario de hace meses, tanto escribieras como escribieses son igual de válidas. http://www.wordreference.com/conj/EsVerbs.aspx?v=escribir

xyz dijo...

They relate the story of three buddhist mnonks who entered a
deep valley, and decided to
separate.
The three entered three
caves, to meditate in silence.
After six months, they
heard horsehooves in the valley.
They continued to remain
in silence.
After six months, one
monk said aloud,
'That horse was going west.'
No one answered.
After another six months, the second monk anwered,
'The horse was going east.'
Another year elapsed in silence.
The third monk came out of his cave,and said softly,
'If you two are going to quarrel so much, I'm leaving.'

Antonio Torr dijo...

Está muy bien resumido la historia, pero le falta cuando Rip Van Wilkle alaba a Jorge III, rey de su aldea, cuando ya no es rey y se crea una "revolución" en la aldea.

Santi Breslauer dijo...

Vi la película de walt disney cuando era chico y está muy buena. A este relato le faltó el final que es cuando encuentra a su familia